Qué me pasa doctor

Publicidad

Nova » Programas » ¿Qué me pasa Doctor? » Noticias

TODA LA VERDAD SOBRE LOS ANTITRANSPIRANTES

Que el sudor no te amargue el verano

Según los resultados del estudio ‘Toda la verdad sobre los antitranspirantes’ realizada por Laboratorios Rovi, ocho de cada diez españoles reconocen haberse encontrado con manchas de sudor en su ropa mientras se encontraban en su lugar habitual de trabajo o estudio.

Asimismo, el 68% de los encuestados confiesa que el sudor le ha provocado momentos de vergüenza o incomodidad y hasta el 40% asegura que esta sudoración le afecta en su vida diaria entre bastante y mucho. Para combatir la sudoración excesiva o hiperhidrosis hay productos que, gracias al cloruro de aluminio, taponan el conducto sudoríparo solucionando así el problema de sudor y olor. Este tapón gelatinoso se va disolviendo en un plazo de hasta 5 días.

Como señaló la Dra. Aurora Guerra, dermatóloga del Hospital Universitario Doce de Octubre de Madrid en la presentación de Perspirex Comfort: “Tenemos entre 2 y 4 millones de glándulas sudoríparas ecrinas por todo el cuerpo, pero hay mayor concentración en las palmas, plantas y axilas, el 99% del sudor es agua. Sudamos porque somos animales de sangre caliente, sudar es necesario ya que nos ayuda a regular la temperatura corporal, es el ventilador del cuerpo. Es malo sudar poco, pero también lo es sudar mucho. Debemos actuar cuando el sudor complique las relaciones sociales o repercuta negativamente en la calidad de vida”.

Los especialistas están de acuerdo en que para que un antitranspirante sea eficaz debe contener aluminio, que impide que el sudor aparezca, que se humedezca la piel y se produzca mal olor por la acción bacteriana. “El aluminio es un metal que tiene la capacidad de formar un tapón gelatinoso cuando entra en contacto con el sudor, por lo que no es que sea mejor o peor que un antitranspirante lleve aluminio, es que es necesario”.

En cuanto a los rumores que lo relacionan con el cáncer de mama, la Dra. Guerra aseguró tajante: “Hoy por hoy no existe ningún estudio, internacional o nacional, ni evidencia de que el aluminio pueda causar mutación o daño en el ADN y, por tanto, desarrollar un cáncer”.