Vuelven a ser felices

Mahmut se reconcilia con su mujer Kadriye después de conocer que va a ser papá

La relación entre Mahmut y Kadriye ha llegado a un punto de no retorno cuando ella pidió el divorcio, pero Mahmut ha reflexionado desde entonces.

Publicidad

Kadriye siempre se ha sentido segundo plato en la mansión de los Karadag. La llegada repentina de Melek y sus hijos ha acrecentado en ella esa sensación de aislamiento y marginación. Siempre quiso ser la señora de la casa, y la presencia de la hija pródiga la ha relegado a un segundo papel en la casa.

Tampoco la ha ayudado su forma de actuar. Kadriye se suele meter en todas las conversaciones y habla cuando no le corresponde. Es demasiado 'cotilla' y eso la penaliza mucho en el seno de los Karadag. Su situación se ha ido deteriorando con el tiempo y el primero que ha sufrido las consecuencias ha sido Mahmut, su marido. La pérdida del bebé que esperaban ha sido la gota que colmó el vaso. Kadriye acusó directamente a Melek de ser la responsable de ello, pero luego se demostró que mentía, por lo que su relación con Mahmut no ha ido más que deteriorándose.

Todo ha llegado a un punto tan crítico que pidió el divorcio y Mahmut, apenado por ello, se lo concedió. Sin embargo la casualidad esta vez se ha puesto del lado de Kadriye porque vuelve a estar embarazada y, aunque se lo ha ocultado a Mahmut, él lo ha descubierto y ha cambiado radicalmente de postura. Tras una sincera conversación entre ambos, deciden darse una segunda oportunidad.

Nova» Series» Melek» Mejores momentos

Publicidad