Sherezade hará lo que sea necesario para garantizar el bienestar de su pequeño Kaan, incluso, contrariando sus principios y luchando en contra de la familia de su difunto esposo, quienes la culpan de la muerte de este. Onur y Kerem, dos primos, se disputarán su corazón, dándole la oportunidad de enamorarse nuevamente. Pero será la misma Sherezade quien tendrá que dejar la culpa y confiar nuevamente para encontrar la felicidad.