Responsable, distante, ambicioso y muy trabajador, Yagiz creció alejado de las ventajas que conllevaba su apellido. No se fía demasiado de las personas y, aunque está orgulloso de la educación recibida, guarda cierto resquemor con sus padres por haberle enviado lejos a estudiar.

Vive solo en un caro apartamento desde que regresó de estudiar en el extranjero. No tiene demasiados amigos, y sí muchos prejuicios, lo que le convierten en una persona con la que es dificil entablar una relación. Yagiz es el predilecto de la familia a la hora de llevar las riendas de la empresa y su padre le considera el más preparado para hacerse con el control de la compañía cuando él ya no esté dirigiéndola.