Un bronceado saludable

Publicidad

Nova » Programas » ¿Qué me pasa Doctor? » Noticias

PIEL SANA EN VERANO

Un bronceado saludable

Hidratar la piel en épocas de exceso de calor y sudoración es necesario para evitar la pérdida de agua. Además de la fotoproteción, se deben tener en cuenta estas recomendaciones para mantener la piel sana durante el verano.

Desde la elección del tipo de protección adaptado a cada piel, hasta cómo tomar el sol y también algunos hábitos de hidratación para que la piel sufra lo menos posible y luzca bronceada de forma saludable. Uno de los aspectos más resaltados por Aurora Barranger, experta en dermocosmética de Laboratorios Uriage, es la necesidad de hidratar la piel al tiempo que la proteges de los rayos solares, “para prevenir el envejecimiento inducido por la exposición solar, es muy importante mantener la piel hidratada y protegerla de los radicales libres además de los rayos UVB y UVA”.

Claves para una protección saludable:

-Utilizar protectores en cuya etiqueta se verifique que son “de amplio espectro", es decir, que filtren tanto los rayos UVA como los UVB. La pastilla UVA garantiza una proporción equilibrada entre el índice UVB y el índice UVA.

-Tener en cuenta el índice del factor de protección solar (FPS) que indica la eficacia protectora de ese producto y elegir un factor alto y acorde con nuestro tono de piel y sus necesidades. No hace falta buscar el índice más alto tampoco ya que en índices mayores de 50, la diferencia real en cuanto a protección suele ser insignificante.

-Comprobar la caducidad del protector, ya que la eficacia del producto se reduce después de la fecha óptima para su uso.

-Evitar la exposición al sol durante las horas centrales del día y el resto del tiempo hacerlo con moderación: 20 minutos de sol al día son suficientes para gozar de un bonito tono de piel.

-Aplicar la crema 20 minutos antes de la exposición y renovar la aplicación cada 2-4 horas.

-Aunque usemos productos Waterproof y Water-resistant debemos tener en cuenta que su absorción disminuye del 50% después de 2 inmersiones en el agua por eso es importante aplicar el producto de nuevo cuando estemos secos.

-En el caso de los niños, se recomienda el uso de gorras, gafas, sombreros así como camisetas secas y opacas para evitar los rayos UV. Antes de los 3 años es preferible evitar la exposición solar.

-Hidratar la piel en todo momento e incorporar a su dieta alimentos que favorecen la producción de melanina y protegen frente a los radicales libres como las zanahorias, los tomates, las espinacas, los boniatos y la sandía.

-Secarse bien después del baño para evitar el efecto lupa de las gotas de agua que favorecen las quemaduras solares.